Datos en Cinco Minutos  

¿Por qué los Ingenieros de Confiabilidad son una Necesidad?

Jason Tranter
Jason Tranter | Fundador y Director Ejecutivo, Mobius Institute

Hace unos meses, mientras revisaba algunas cifras en la oficina, me llamo la atención el hecho de que, pese a que cada área de la compañía se esforzaba por implementar nuevas estrategias que mejorarán las cifras, los cambios resultaban casi imperceptibles o incluso invisibles.

Empezamos a quedarnos sin ideas, con cierto temor por no saber que más se podía hacer y en mi búsqueda de nuevas opciones encontré la importancia de un ingeniero de confiabilidad dentro de toda organización ¿Usted había escuchado antes de ellos?

La Ingeniería de Confiabilidad y su Importancia

El juego de palabras me hizo ruido desde un principio ¿Era posible conjuntar a la confiabilidad y la ingeniería? ¿Qué es lo que se supone que haría por mi empresa esta “nueva moda”?

Bien, confieso que mis dudas iniciales abrieron la ventana de la curiosidad y me di a la tarea de investigar un poco más, mi primer descubrimiento importante fue que no se trata de una simple moda o movimiento, sino de una profesión establecida, salida de las necesidades actuales, que se enfoca en analizar, proponer y unificar esfuerzos en pro del cuidado de cada detalle.

Puede que suene simple pero ya que me adentre más en el tema me lleve una gran sorpresa, empezando por el hecho de que esta área se propone revisar cada parte del proceso, verificar su funcionalidad y proponer ajustes que lo faciliten.

Desde la llegada de insumos hasta la salida del producto terminado, la eficiencia del proceso enfocado en la maquinaria y el capital humano, todo es susceptible de mejorar, pero no basta proponer por proponer, sino asumir el compromiso de revisar y evaluar que realmente esos cambios resulten de acuerdo a lo planeado e incluso experimentar hasta encontrar el más efectivo sin poner en riesgo la productividad.

La idea del ingeniero de fiabilidad, podía resultar solamente circunstancial pero encontré una frase que dio en el clavo: busca unificar los esfuerzos de cada área bajo un objetivo común; en ese momento me sentí totalmente identificado, quizá el meollo del asunto estaba por ahí.

Todos los encargados de área estaban comprometidos con la compañía, de eso estaba seguro, pero como haríamos para lograr ser objetivos en el análisis, para lidiar con la actualización constante de nuevas herramientas, tecnologías y necesidades, más aún como podríamos hacer que esa suma de esfuerzos individuales pudieran proyectarse a cada uno de nuestros miembros y concentrarlas en la misma finalidad.

La Ingeniería de Confiabilidad entra en Acción

En pro de experimentar y atender las necesidades de la empresa, nos dimos la oportunidad de probar con un ingeniero de fiabilidad, en un inicio se dedicó a conocer de cerca cada área, a atender cifras y empaparse de la dinámica organizacional, nos sentíamos orgullosos de presentarle nuestro plan de acción infalible.

Ahí nos llevamos la primera sorpresa, y no precisamente porque nuestra experiencia no hubiera rendido los frutos esperados, sino porque encontró los procesos tan factibles y completos que le fue sencillo identificar las formas de eficientar, planteo acciones concretas y específicas para cada área.

Nos dimos a la tarea de capacitar al personal en algunas áreas y normas que creíamos tan básicas que olvidamos protocolizar, al principio parecía una locura, el personal se mostraba confiado pero pronto empezaron a notar que ciertamente conocer más sus propios procesos y darle una secuencia resultaba menos cansado y mucho más efectivo.

La puesta en marcha de planes de acción también resulto todo un reto, nuevamente estábamos en la barrera de no sentirlo necesario, de creer que una contingencia, sin importar la magnitud, no podía preverse en ninguna forma, nuestro ingeniero de calidad demostró con el primero de ellos que, saber qué y cómo actuar dentro de una puede hacer la diferencia, lo mismo sucedió con la puesta en marcha de medidas de prevención.

La constante actualización en medidas de seguridad, en nuevas estrategias y el análisis para la mejora de nuestros procesos nos mantiene a la expectativa y totalmente dinámicos, hemos visto reflejados esos esfuerzos en significativo ahorro de tiempo, insumos y capital.

Hace apenas unos meses que disfrutamos de los beneficios de contar con un ingeniero de calidad en la compañía, estamos seguros de que falta un buen tramo por recorrer pero hasta ahora se ha tratado de una experiencia enriquecedora, me ha hecho salir de mi zona de confort creyendo que porque la empresa anda, todo va bien y tiene su parte de cierto pero siempre se puede mejorar ¿Cree que su proceso es infalible? Vea lo que un ingeniero de calidad puede aportar.

SOBRE EL AUTOR

Jason Tranter
Jason Tranter Fundador y Director Ejecutivo, Mobius Institute

Jason Tranter es el fundador y CEO del Instituto Mobius. Jason es el autor de la mayoría de los cursos de capacitación del Instituto Mobius y productos de e-learning que cubren la mejora de la confiabilidad, el monitoreo de condiciones y los temas de mantenimiento de precisión. Más de 35.000 personas (a partir de 2020) han recibido formación formal en estos cursos, y muchos miles más han sido educadas a través de los cursos de aprendizaje. Además, miles de personas han leído artículos, han asistido a presentaciones de conferencias y han visto videos y seminarios web en muchos sitios, incluidos cbmconnect.com, reliabilityconnect.com y YouTube (más de 1,3 millones de visitas).

Jason Tranter ha trabajado con personas en una variedad de industrias para ayudar a mejorar la confiabilidad e implementar programas exitosos de monitoreo de condición. Como autor principal de los cursos de formación de Asset Reliability Practitioner [ARP], la metodología Asset Reliability Transformation [ART] y el curso de formación de análisis de vibraciones (Categoría I-IV después de 18436-2) le encanta ayudar a las personas a alcanzar sus objetivos. Jason es también delegado australiano en ISO TC 108/SC5 “Monitoreo de condiciones y diagnóstico de sistemas de máquinas”.

Mobius Institute cuenta con centros de formación en más de 60 países, y también proporciona certificación a través de la Junta de Certificación del Instituto Mobius. Los programas de certificación están acreditados según ISO/IEC 17024. Mobius tiene oficinas directas en Australia, Estados Unidos, Europa, América Latina, Asia y Oriente Medio con más de 35 empleados.