Datos en Cinco Minutos  

ISO 55000 Breve descripción general, Parte 1: ¿Qué hay en la ISO 55000?

James Reyes
James Reyes | Consultor Principal, Conscious Asset

ISO 55000 Breve descripción general, Parte 1: ¿Qué hay en la ISO 55000?

La serie de normas ISO 55000 fue publicada oficialmente el 15 de enero de 2014. Hay 3 estándares separados:

ISO 55000, ISO 55000, Gestión de activos – Visión general, principios y terminología

ISO 55001, Gestión de Activos – Sistemas de Gestión – Requisitos

ISO 55002, Gestión de activos – Sistemas de gestión – Directrices para la aplicación de la ISO 55001

Este primer documento se centra en ISO 55000, posiblemente el documento “principal” de los tres. En los documentos siguientes se describirá la norma ISO 55001 y 55002.

Dentro de ISO 55000 se encuentra:

  •  Una visión general de lo que es Administración de activos
  •  Una descripción de los beneficios de la Administración de Activos
  •  Una definición de “bienes”
  •  Fundamentos para que los usuarios de las normas entiendan por qué estas normas son de utilidad
  •  Una descripción de la relación entre la gestión de activos y el sistema de gestión de activos
  •  Una visión general del Sistema de Gestión de Activos y sus elementos,
  •  Un glosario de terminología
  •  Una lista de otras actividades conexas que se abordan en otras normas
  •  Un diagrama que muestra las relaciones de los elementos clave de un sistema de gestión de activos

La influencia de las normas británicas PAS 55-1 y -2 son evidentes en la forma en que el documento y tanto la ISO 55001 como la 55002 están estructuradas. Por supuesto que PAS 55 fue preparado con un objetivo a largo plazo que llevaría al desarrollo de un Estándar Internacional. PAS 55 pasó por dos iteraciones – una edición original en 2004 y una revisión en 2008. La primera edición era de muy difícil lectura, la segunda más fácil y ahora la ISO es mucho más fácil de leer, entender y sin duda de aplicar. Como norteamericano (canadiense) y autor, considero que el lenguaje y la terminología utilizados en la ISO son mucho menos confusos, más generales y, por lo tanto, más propicios para una buena comunicación. Es más fácil de leer!

ISO 55000 también es genérico: puede aplicarse en cualquier industria o contexto, y de hecho esa es su intención.

El requisito de la norma es sencillo. Una organización (empresa, planta, mina, junta escolar, etc.) tiene una cartera de activos. Tiene una estrategia corporativa (o equivalente) que proporciona objetivos generales para toda la organización. Esos activos están destinados (de alguna manera) a cumplir parte de esos objetivos. El sistema de gestión de activos crea el vínculo a partir de los objetivos corporativos, a través de una serie de elementos que interactúan para establecer la política (es decir, las normas), los objetivos de gestión de activos y los procesos para alcanzarlos. La gestión de activos propiamente dicha es la actividad de ejecutar en ese conjunto de procesos para obtener valor (según lo define la organización) de esos activos.

En el PAS 55, el plan estratégico de la organización informaba la política de gestión de activos, luego la estrategia, los objetivos y los planes. La ISO 55000 no es tan diferente excepto en la forma en que se utiliza la terminología. Aquí está la ISO 55000, tenemos la estrategia y los objetivos (a nivel corporativo) informando la política, los objetivos y los procesos. Es más directa y utiliza la palabra “estrategia” de manera menos liberal.

La ISO 55000 deja claro que la “Gestión de Activos” es una actividad (algo que se hace) para implementar el Sistema de Gestión de Activos (algo que se define). El Sistema AM no es sólo un programa informático como algunos podrían inclinarse a creer. Puede que emplee herramientas informáticas y probablemente lo necesite, pero el Sistema AM no es en sí mismo una herramienta o un sistema informático, ni tiene por qué serlo.

La gestión de activos requiere un uso intensivo de datos e información. Toca casi todos los aspectos de cualquier negocio, aunque muchos fuera de nuestro campo probablemente lo reconozcan tan claramente. Bajo el título de liderazgo, la norma señala que se trata de un esfuerzo multidisciplinario y de múltiples niveles que involucra a toda la organización.

Hay muchos ejemplos de activos físicos que han tenido un gran impacto en las empresas. Por ejemplo:

  •  Finanzas: se espera que el impacto del desastre del Deepwater Horizon de BP en el Golfo de México le cueste a BP más de $42.000 millones de dólares (sin mencionar los costes humanos, medioambientales y de reputación).
  •  El reciente descarrilamiento e incendio del tren Lac Megantic provocó muertes, la destrucción de una ciudad y la quiebra de Montreal, Maine y Atlantic Railway – sus activos están siendo subastados.
  •  Producción: la explosión e incendio de la refinería de BP en la ciudad de Texas en 2005 tuvo un impacto de 437.000 barriles por día, además de sus bien documentados impactos humanos y ambientales.
  •  Seguridad: todos los ejemplos anteriores implican muertes. Lamentablemente, como ingenieros, nuestros errores a menudo ponen a los humanos en riesgo y a menudo en gran número. Incluso los bienes civiles estáticos pueden ser noticia como el puente Champlain de Montreal (que ahora está siendo reforzado después de años de decadencia) y el puente I35W de Minneapolis que se derrumbó en 2007, matando a 13 personas e hiriendo a 145.
  •  Imagen pública: La imagen de BP no es la de ser verde a pesar de todo su marketing al contrario. Una de las empresas que adquirió (Amoco en 1998) también había sufrido daños irreparables por su desastroso derrame de petróleo (1,6 millones de barriles) cuando el buque Amoco Cádiz encalló en Normandía, Francia (1978). La conciencia ambiental actual está impulsando a las cadenas hoteleras a actualizar sus carteras de edificios a las nuevas normas LEEDS, a fin de no arriesgarse a la pérdida de negocios de una clientela más joven y más respetuosa del medio ambiente e incluso de los gobiernos que insisten en el cumplimiento de las normas LEEDS.
  •  Medio ambiente: una vez más, miren los ejemplos anteriores. El fracaso incluso de sistemas simples diseñados para mantener la vida silvestre lejos de los estanques de desechos puede resultar en la pérdida tanto de la vida silvestre como de la reputación. Los productores de arenas petrolíferas del Canadá han sido acusados regularmente de negligencia, aunque en algunos casos el clima ha contribuido a las pérdidas.
  •  Calidad: la producción en masa depende en gran medida de que los activos físicos funcionen correctamente para producir dentro de las tolerancias especificadas. Los fallos en esos activos pueden repercutir en la calidad del producto y dar lugar a que lleguen al público altas tasas de rechazo o productos fuera de especificación. En 2008, Maple Leaf Foods, un productor de alimentos canadiense, vendió productos cárnicos contaminados que provocaron 22 muertes y 57 casos confirmados de listeriosis. No sólo se vio afectada la calidad, sino también los costos, la seguridad pública y la reputación de la empresa.
  •  Seguridad: en los casos en que se procesan productos de alto valor, las fallas en los activos físicos pueden dar lugar a la pérdida del producto o a la exposición al riesgo de robo. En las operaciones de minería de diamantes, una vez que los diamantes se separan del mineral de kimberlita, se suelen procesar en sistemas cerrados. Como son la sustancia más dura del mundo, se desgastan fácilmente los sistemas de tuberías de transporte y hay que limpiar los derrames, recuperar todos los diamantes y reparar los sistemas. Todas estas actividades requieren la intervención humana en la proximidad de un producto de altísimo valor. Asimismo, cualquier fallo en cualquier línea de producción expondrá el producto a los trabajadores, contratistas y posiblemente a otras personas que puedan aprovechar la oportunidad para su propio beneficio.

 

Todos estos ejemplos, y hay muchos más, representan riesgos que deben gestionarse. La buena gestión de activos implica la identificación, evaluación, gestión y mitigación de estos riesgos y sus consecuencias. La gestión de riesgos es una de las funciones corporativas importantes que se ve afectada directa e íntimamente por las actividades de gestión de activos. También es un excelente ejemplo de dónde la integración de la gestión de activos con otras funciones corporativas proporciona un beneficio potencial sustancial a las empresas que adoptan estos estándares.

De hecho, la gestión de activos, debido a su interacción con otras funciones corporativas, es un excelente catalizador para la integración de esas funciones, a menudo aisladas. Una buena gestión de activos puede reducir un amplio espectro de riesgos, reducir costos y mejorar la capacidad de producción y generación de ingresos.

La ISO 55000 proporciona un excelente marco conceptual para lograr estas mejoras. Es, por supuesto, una norma voluntaria – no hay ningún impulso regulador detrás de ella (al menos no todavía), pero sus beneficios son de gran alcance y potencialmente bastante sustanciales. Es específica para cada contexto y sensible, por lo que puede no ser para todo el mundo, pero para cualquier empresa que tenga una inversión significativa en activos físicos, es por lo menos digna de ser investigada.

Comentarios y preguntas

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

  Subscríbase  
Notificar

SOBRE EL AUTOR

James Reyes
James Reyes Consultor Principal, Conscious Asset

James Reyes-Picknell es autor de “Uptime – Strategies for Excellence in Maintenance Management” (2015), “Reliability Centered Maintenance – Reengineered” (2017). Es Ingeniero Mecánico (Universidad de Toronto 1977) con más de 40 años de Confiabilidad, Mantenimiento y Gestión de Activos. James es ampliamente considerado como un experto en la materia para asegurar la entrega de valor de los activos físicos. Su experiencia abarca una amplia gama de industrias, del sector público y privado, todas dependientes de activos físicos para su éxito. La carrera de James incluye servicio naval (Canadá), petroquímica, aeroespacial, construcción naval, gestión de proyectos, implementación de software, consultoría de gestión y entrega de capacitación.

James es un ingeniero profesional (PEng), consultor de gestión certificado (CMC), profesional certificado de mantenimiento y confiabilidad (CMRP), profesional de gestión de mantenimiento (MMP), asesor de gestión de activos certificado (CAMA) y blockchain certificado profesionales (CBP). Recibió el prestigioso Premio Serio Guy de Canadá en 2016 por sus contribuciones sobresalientes a la profesión.